jueves, 8 de marzo de 2018

Estupidez compleja o sinceridad suicida

Posted by Mercedes Mayol 17:02:00


El otro día vi el Stand up de Malena Pichot por Netflix Argentina. La verdad es que me chocó. Estaba con mi hija y el “se fue al re carajo” se convirtió en el comentario predominante durante los 50 minutos que dura el espectáculo. Terminamos de verlo y nos quedamos en silencio un rato para luego ponernos a conversar sobre lo que había dicho, sobre aquello que estábamos de acuerdo o no de lo que había dicho, sobre si era demasiado extremista o no, si era así como lo planteaba o era una exageración. Hablamos sobre el aborto, sobre la relación de las mujeres con los hombres y viceversa, sobre el respeto a uno mismo, sobre los derechos por los que lucha el feminismo, sobre muchas cosas y nos fuimos a dormir así, agitadas y en mi caso angustiada. Al día siguiente sucedió lo mismo con mis amigas, con mis sobrinas, con todas las mujeres con que me cruzaba e incluso hablé de ello indignada en mi sesión de terapia con mi psicóloga (Soy argenta y argenta que se precie de tal, hace terapia) quién me dijo, “Vos te enojaste con Malena y en el escenario, a diferencia de vos, ella es un personaje ”…gracias a dios las miradas no matan, porque ahora mismo estaría siendo procesada por asesinato… y no, la verdad que no me había enojado con ella, si estaba asqueada, contradictoria, confundida, enojada per se, pero no con ella, sino con todo. Me agitó las neuronas, me revolvió las tripas, me hizo ver hacia atrás y pararme en un lugar en el que no me sentí cómoda. Me hizo repensarme, cuestionarme y cuestionarla…en definitiva, me hizo hablar de lo que no se habla y no sólo a mí, sino a todo el país. 
Hay una parte donde dice y esta fue es una de las que me ruido me hizo, que fue algo así como: Decime si no es verdad que si aceptás ir al departamento de un tipo, mientras subís al ascensor, ya te das por cogida…podés decir que no, cuando vos quieras, incluso si ya estás en la cama con el podés decir que no, sin embargo…Y pensé ¿Yo? ¿De qué habla esta boluda? ¿Yo? 
Sí, vos boluda, siiii, pasaste por ahí, se honesta aunque más no seas con vos carajo! Y bueno, tuve que ser honesta conmigo y decir si, es verdad, me ha pasado y lo peor y lo que más me enojó, es que no vi ni me plantee esa posibilidad, la posibilidad del NO, NO QUIERO…ME VOY y no es que sea una mujer débil ni que el tipo me obligara, pero no se me ocurrió. Mirá que jodido no? No se me ocurrió. Culturalmente, al menos en mi generación, y por desgracia en esta también y de otras maneras, estamos programadas para no cuestionarnos cosas tan sencillas como esas o por ejemplo, cuando te fragmentan y te reducen a un par de tetas o un culo y hasta sentirnos halagadas o ver eso como la única opción para llegar a ser algo en la vida y no me digan que no porque esto sucede. Lo primero que le dije a mi hija cuando me contó que quería ser actriz fue: Es un ambiente de mierda, y si querés llegar por buena, vas a tardar más que por fácil, pero vas a llegar. Es cierto, hay muchos casos donde existió un abuso directo, pero también están los otros casos en los cuales las mujeres no se plantearon la posibilidad de decir NO, porque estamos programadas por siglos de patriarcado para ni siquiera pensarlo como posibilidad. Nos cosifican y encima somos capaces de dar las gracias. Y no es que los hombres sean unos demonios malignos y esto sea una guerra en su contra, no. Es que ellos como nosotras tampoco se cuestionaron nada de lo aprendido. Estamos en un momento histórico...hoy todo lo que dábamos por sentado, está en cuestionamiento porque hay cosas que debemos cambiar con urgencia. 
Dijo muchas cosas durante esos 50 minutos, el personaje de Malena Pichot es de feminista extrema sobre el escenario, (no la conozco en persona, no sé cómo es en la vida diaria), choca, es hasta obscena, escucharla por momentos da náuseas y hasta angustia. Para mi, fue como llevarme una pared por delante a 300 km por hora. Pero, un par de días después, debo reconocer que si lo hubiese dicho más suave, más chistoso, no la habría escuchado y no hubiese logrado lo que sí logró desde ese extremo bestial: que todos pusiéramos sobre la mesa temas que resultan incómodos, reales y brutales, aunque sea criticándola. 
No estoy de acuerdo con varias cosas de las que dijo, pero me tuve que preguntar por qué no estaba de acuerdo. No vi otras de las que habló, y me encontré mirándolas horrizada y de frente y todavía sigo pensando. No estoy de acuerdo con la manera en que planteás el tema del aborto, yo no estoy de acuerdo con el aborto en sí, nunca me hice ni me haría uno, la vida para mi es sagrada, y se de muchos médicos que tampoco están de acuerdo porque han tenido que hacerlo y luego no pueden dormir de lo horroroso que es. Pero es mi manera de pensar y de ver. Para mi hay que ir más profundo que simplemente lograr o no que se legalice, hay que lograr que las mujeres sepan que en los hospitales cuentan gratuitamente con la pastilla del día después y todos los métodos anticonceptivos que te puedas imaginar e incluso pueden hasta ligarse las trompas, (esto último no lo sabía, lo supe ayer después de debatir los temas de tu stand up, con una médica a la cual respeto y quiero mucho), en definitiva, hay que informar y hacer este tema más viral que el Despacito de Luis Fonsi. 
En lo que sí estoy totalmente de acuerdo, es en que hay que hablar todos esos temas que vomitaste sin pudor alguno en el escenario y debatirlos y no parar hasta encontrar una solución todos estos temas acorde a los tiempos en que vivimos. 
El arte es y debe ser revolucionario, y querida déjame decirte algo, esté o no de acuerdo con vos, me guste o no como decís las cosas e incluso lo que decís, lo lograste. Me pusiste a mí, a mi hija, a mis amigas, sobrinas, amigos, parientes y al país entero a debatir, a pensar, a indignarse y replantearse muchas cosas, y hay que tener ovarios para bancarte la exposición a la admiración y al odio colectivo.
Así que Malena …Chapeau! 
M.

0 comentarios:

Publicar un comentario

  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Youtube