domingo, 30 de junio de 2013

La fragilidad del viento

Posted by Mercedes Mayol 10:46:00

Quizás lo más difícil fue darnos cuenta, de que el viento no siempre sería una brisa cálida.
Como la de aquel verano bajo los álamos donde nos reconocimos. Donde el calor acompasaba las miradas encendidas de curiosidad y deseo, y el sabor de las uvas maduras nos impregnaba la boca lacrando nuestros besos con almíbar. Donde nada importaba, salvo aquellas caricias, nuestros cuerpos desnudos al sol, el hambre voraz de los amantes perdidos, presumiendo a la soledad la compañía  del olvido.
Y ahora…
La arena cae despacio, llena de a poco la copa prístina del tiempo. Él contesta mails, frunce el ceño, palpita, pero no humedades almibaradas, no. Palpita desiertos interminables de silicio, fríos, gélidos como este viento que se aleja…nos aleja, nos esparce, nos desgrana en este mar craquelado de rutinas, en este paisaje de solitarios olvidos.
Quizás lo más difícil fue darnos cuenta… 

©Mercedes Mayol
Copyright Buenos Aires
30 de junio de 2013

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Youtube