lunes, 28 de diciembre de 2015

La levedad de las mariposas

Posted by Mercedes Mayol 2:01:00


Naufrago
Envuelta en nimiedades carentes de erotismo
No comprendo
En la absurda cavidad de este holocausto
Donde se agolpan las voces
Voces que saben a vacuidad
Faros ciegos
Que inmolan mariposas sin piedad
Y es esta ausencia
Un deja vu atrapado entre mis labios
Este mundo que no entiende de caricias
De cuerpos y pasiones mutiladas
Cuerpos convertidos en cenizas
Cenizas… que nunca ardieron
No, no comprendo, no quiero hacerlo
Sin erotismo
No hay mariposa
Por eso naufrago

©Mercedes Mayol
Copyright Buenos Aires

Insomnio del 28 de diciembre de 2015

jueves, 24 de diciembre de 2015

Feliz Navidad

Posted by Mercedes Mayol 13:33:00
La paz comienza con una sonrisa decía la madre Teresa. Por eso, en estas navidades deseo para Uds., para mis hijos, para mi familia, para mis amigos, y para mí, que podamos sonreír juntos a pesar de las distancias, situaciones y circunstancias en las cuales nos encontremos. Ojalá y podamos dejar de lado las diferencias, las ofensas, el orgullo, el prejuicio, el dolor, la culpa, la rabia, la pena, el resentimiento, el odio  y logremos darle el verdadero significado a la palabra religión y esto es:  Re- Ligar o volver a unir, al menos por una noche, sonriendo a pesar de todo. Sostener en el corazón el egoísmo, no dejarlo salir o mejor, dejarlo atrás y olvidarnos de él, abrazar al mundo con una sonrisa, pensar en el otro antes que en uno mismo, aunque cueste, aunque duela, es el principio de la paz y la unidad.
En estas navidades, les deseo de todo corazón que Dios nos bendiga a todos y cada uno de nosotros. Gracias siempre por estar y por seguir creyendo y luchando por mundo mejor que con el esfuerzo de cada uno, es posible.

Mercedes

jueves, 26 de noviembre de 2015

¿Cuál es el sonido de un corazón roto?

Posted by Mercedes Mayol 1:36:00

¿Cuál es el sonido de un corazón roto?
No son latidos no…
Su sonido es como…
El vuelo mudo de un ave sin alas 
dentro de una jaula abierta 
que no concibe la libertad de existir 
Cientos de bocinas llorando 
en una autopista en forma de infinito
que comienza y termina en este mismo lugar
La lluvia de invierno golpeando los cristales
Fría, gris, átona
Que no sabe 
de soles que abrasan y la convierten en nube
Son esos pies 
atascados en la esquina de un lunes por la mañana 
a la espera de un semáforo
que no cambia 
han perdido la fuerza y no se rebelan
o será que ya no desean avanzar 
Un corazón roto no late
Se arrastra 
Hasta lacrar los labios
volverlos mudos
Sordos 
para no escuchar jamás un otra vez
un “puede ser posible”
La piel se vuelve yerma
Nada espera
Porque nada pierde quien nada desea
¿Cuál es el sonido de un corazón roto?
Ninguno
Teme volver a cantar 
Porque si canta… 
puede volver a latir
y si late 
Corre el riesgo de volver sentir

Y si siente
ya no soportaría la levedad de existir
Y si…

Mercedes Mayol 
©Copyright Buenos Aires
26 de noviembre de 2015











martes, 17 de noviembre de 2015

Perfiles falsos

Posted by Mercedes Mayol 21:33:00
Y hablando de Gran hermano y la seguridad en las redes. Como saben estamos haciendo un número especial con este tema, y por esas cosas dela sincronía Jungiana me acaba de suceder algo que va como ejemplo y puede servir para darles herramientas para defenderse. 
Hace un rato me llegó un mensaje por Linkedin de un señor por demás apuesto y supuesto chef de origen francés/italiano. Obvio que con lo sucedido recientemente en nuestro país hermano, estamos un poco más que sensibles al nombrar dicha nacionalidad. El señor alegaba en lo que pretendía ser un muy mal español, que se sentía solo después del trabajo y que quería entablar una amistad. Cortésmente le expliqué que no usaba las redes de esa manera (Los que me conocen, saben que no uso las redes como un medio social, sino profesional, salvo en muy contadas excepciones) pero el señor siguió insistiendo. De modo que, siendo que quizás pudiese tratarse de una persona afectada por los recientes sucesos en París pero sintiendo que algo no estaba del todo en su lugar, me tomé un minuto antes de contestar y sobre todo para averiguar de quien se trataba. Sé que muchas personas habrían hablado directamente y posiblemente le hubiesen continuado con la charla por pena o porque el señor estaba más bueno que comer pollo con la mano o porque como el alegaba también se sienten solos y porque básicamente somos buenas personas y esto puede ser un error fatal o bien resultar en una estafa, como es el caso del supuesto señor que aparece en la fotografía y al cual descubrí en escasos dos pasos y cinco segundos.
Por tal motivo voy a contarles cómo defenderse o al menos usar esta maravillosa herramienta que es internet. Cuando alguien como el señor Ricardo Cocard les habla, lo único que deben hacer antes de entregarle el alma, el amor y posteriormente el número de su cuenta bancaria es: 
1- Googlear el nombre
2- Pararse sobre la fotografía y con el botón derecho del mouse seleccionar “Buscar esta imagen en internet” 
Et voilà! Vida y obra aparecen en muy pocos segundos y nos podemos llevar una gran sorpresa como esta: 

http://arnaqueinternet.com/2015/09/30/photos-usurpees-1/
http://stefanietv.skyrock.com/3139301804-ATTENTION-APPEL-A-…
Niñas y niños, no sean crédulos. Aprendan a defenderse, usen las redes correctamente y enseñen a sus hijos que hay de todo en ellas, que no acepten personas extrañas a su círculo normal, que no den datos personales, porque además de estafadores, hay redes armadas de pedofilia, secuestradores y asesinos que se aprovechan de la buena voluntad de la gente y estos recaudos aplican para todos. 
Todas las mujeres queremos un príncipe azul, pero niñas déjenme decirles algo: 
1- No existen
2- Si existiesen es bastante improbable que se comuniquen con nosotras.
3- Salir con un hombre de color azul, puede resultar un poco bizarro. 
No sean crédulas, no pierdan la ilusión, pero sean precavidas pues las redes son como las navajas, pueden usarse para pelar una manzana y resultar útiles o resultar en un arma mortal o cuando menos muy dañinas. Hay gente maravillosa en ellas, nos permiten comunicarnos con gente que ni siquiera hubiésemos soñado, pero cuidado. 
La historia terminó con el siguiente mensaje de mi parte a lo cual el falso galán obviamente no contestó: 
• este no es su verdadero nombre, ni tampoco es su verdadero rostro. Voy a rastrear su dirección IP. y voy a llamar a las autoridades y de una vez por todas lo van a arrestar.
• dé inmediatamente de baja la cuenta porque en este mismo instante pondré su profile en todas las redes sociales
• quedó claro?
Moraleja: 
No todo lo que brilla es oro, ni todo lo que es oro brilla. Cuidado. Usa las redes pero se precavido.

Mercedes Mayol

jueves, 12 de noviembre de 2015

Fotografía by ©Patricio Murphy

Recuerdo a mi vieja contándome la historia de la silla de mimbre que veo en ésta foto y que por primera vez toma forma real, hoy, dado que solo me la imaginaba cada vez q recuordaba la historia. El día de mi cumpleaños nro 1, me caí con la silla al piso y me reventé la cara, mi viejo re caliente la revoleo a la mierda (no se si a las vías o a la calle) mientras puteaba "ésta silla de mierda". 
Recuerdo el tren Mitre pasando por atras de casa, y tener q parar de hablar cuando pasaba por q no se escuchaba nada mas, se volvió costumbre, algo natural. Noches enteras de charlas y truco entre mis viejos y sus amigos, fines de semana enteros mientras yo jugaba con Clara y Ceci (tendriamos 4 años?). Irnos a dormir a cualquier hora, despertarnos y ver a nuestros viejos, que seguian ahí, debatiendo y filosofando sobre cosas de la vida, tomando mate.
Mis viejos nunca tuvieron mucha plata pero si mucho amor para darme. Recuerdo a mi vieja revisando todos los recobecos de la casa buscando monedas (y hasta sacándole monedas de la colección de monedas de mi viejo) para q me pueda comprar alguna boludez en el kiosko.
Mis viejos nunca tuvieron mucha plata, pero me dieron lo mas importante en mi vida, a Maia.
Mis viejos nunca tuvieron mucha plata, ni auto, ni vacaciones fuera del país, ni cenas afuera todos los fines de semana.
Pero no les hizo falta para hacerme feliz y estoy agradecido a ambos por ello, por q hoy mas q nunca, me encuentro enfrentando la vida y persiguiendo mis sueños, por mi mismo, por mis medios y gracias a que con amor y paciencia, me enseñaron valores, humildad y respeto.
Y así prefiero recordar aquellos años, la silla de mimbre, la cocina sin puertas, los azulejos despegados y a mi vieja buscando monedas.
Por q no se trata sobre tener. Se trata sobre valorar lo q tenés, lo q te dan desde el corazón.
Si, mis viejos nunca tuvieron mucha plata. Por suerte.

©Israel Pascua

Uno no sabe lo que siembra, pero por fe y esperanza, por amor sigue sembrando y he aquí que de pronto hoy, me encuentro cosechando el paraíso. Israel Paketh y Maia Pascua allí donde se encuentren, para mi está el Edén. 
M de Mamá.

jueves, 29 de octubre de 2015

Paraíso perdido

Posted by Mercedes Mayol 1:48:00

Escucho las sentencias
Rasgando las grietas
Entre tu cuerpo y mi sombra
Un débil no
Sabe a sí, pero…
Acecha
Teme
Gruñe y desgarra
Cae
En mi lengua
En el filo de tu espada ya cubierta de rocío
En mis piernas temblorosas abarcando el paraíso
Y en este aroma de tormenta inesperada
Somos
Sólo un instante
Que no soporta el peso ni la levedad de ser
Y sin embargo es
Pérdida
Absoluta e imposible
Sentencia
Exilio…
El paraíso perdido,
Atrapado en un instante

©Mercedes Mayol
Copyright Buenos Aires
Llueve y aún sigo aquí…

29 de octubre de 2015

viernes, 2 de octubre de 2015

Se terminó la función

Posted by Mercedes Mayol 12:36:00

No sé cómo actuar susurró
Y leyó las instrucciones
En algún cuento de hadas
Se vistió de princesa
Y esperó sentada
El príncipe por fin llegó
Pero con el tiempo se transformó en dragón
Entonces dejó la corona
Y sin pensarlo dos veces
Del destino se escapó

No sé cómo actuar dijo enojada
Y leyó las instrucciones que Nietzche y Marx le dictaban
Se vistió de negro
De luto, de rebeldía y alguna que otra utopía
Gritó, pateó y mordió
Pero el mundo no cambió
Su voz  se perdió en el eco
De otros miles que como ella
Escupían palabras vanas

No sé cómo actuar, dijo confundida
Y no encontró instrucciones
Ni libro que le dijera, cómo se vive la vida
Su vientre crecíó de pronto
La luna jugó su partida
Se vistió de coraje, de miedo y de valentía
A la vida se entregó
Y de sus pechos llenos
Brotó el amor, la vida y la alegría

No sé cómo actuar dijo más tarde perdida
Y buscó las instrucciones, en un diccionario de alquimia
El maestro apareció
Le dijo que era hechicera
Un caldero burbujeante
La poderosa Afrodita
Y el caldero la abrasó
Y con el pasar de los días
Un conjuro funcionó
La luz se encendió
Y vio la ilusión de frente
La palabra y la mentira

No sé cómo actuar dijo cada vez más furiosa
Y revolvió los cajones, los libros y las esquinas
Tomó la ira en sus manos
La moldeó con frenesí
Construyó una armadura fría
Y una espada larga
Tan larga como su vida
Su piel se cubrió de púas
De verdades y de esquirlas
Pero  ante el embate de su espada
Era su corazón el que sangraba
Y se sentía vacía

No sé cómo actuar dijo cansada
Y comenzó  a leer Bukowski, Rimbaud y compañia
Y sintió la soledad
El temor  
El dolor
La pérdida de la esperanza
La metamorfosis comenzó
Y se transformó en caracol
En amarga torre
Inexpugnable y lejana
Nadie la rescató
Y cansada de esperar-se
Gritó y gritó
Hasta que su torre derrumbó

No sé cómo… ¿actuar?
FATAL ERROR 
System failure
Aborting  execution
Pero su corazón se resistió
La palabra latió en su carne
Derribó una a una sus máscaras
Su piel desnuda tembló
Ante el frío de saberse nada
Y la pantalla mostró
Un pasado
Un presente
 y un esbozo de algo inconsciente
Inconstante
Inconsistente
La impermanencia permanente

No sé,  dijo ahora alegre
Desnuda como se encontraba
Se puso de pie despacio
Apagó la maldita máquina
Sonrió
Y el miedo se disolvió
Al aceptar que era humana
Se inclinó con elegancia
Saludo a su público ausente
Y el telón por fin cayó

No se… se repitió a si misma
Y se sintió liberada
Sin nada que demostrar
Hizo mutis por el foro
Desnuda se fue danzando
Y chapoteando en la esperanza

©Mercedes Mayol
Copyright Buenos Aires
02 de octubre de 2015





sábado, 12 de septiembre de 2015

Hugo portada EVENTOInauguración de la muestra del Mtro. Hugo Enrique Dinzelbacher quien convierte el arte en un acto solidario:Donación de una obra para los Gurises la cual será subastada a beneficio de Los Gurises. Pongámos el corazón, demos una mano a Blanca E. Giménez quien lucha a diario para hacer la diferencia en la vida de estos niños que no sólo meriendan, sino que vislumbran gracias a su trabajo, un futuro.


foto hugo-dibujos-relievi pintura-monocopia 007 Sobre Hugo Enrique Dinzelbacher Dibujante, pintor y grabador .Nació en Buenos Aires el 26 de Febrero de l948. Lleva realizadas numerosas muestras individuales y colectivas en Museos, Centros Culturales y Galerías de Arte. A partir de 1992 participa en diversos Salones privados y expone a nivel Nacional en los más importantes. Internacionalmente participó en la 10° Bienal Internacional de Dibujo y Grabado Taipei. CHINA 2001.Y en la 12° Bienal Internacional de Dibujo y Grabado en Taiwan, CHINA 2006.  Osten  World Gallery of Drawings,2009.Special Prize of the Jury .  Skopje,  República de Macedonia. Grand Salon d’ Art Abordable. La Bellevilloise. Paris 2009. INATEL- Évora 2013. Durante su trayectoria obtuvo más de 80 distinciones entre premios y mencio-nes . Entre ellos: -Segundo Premio XXIV Salón Nacional de Pintura de Tango e Imagen urbana “Horacio Ferrer” Luján 2014. -Segundo Premio Pintura XXII Salón Municipal de Artes Plásticas “Luis Gualchi” Capilla del Señor 2013. -Segundo Premio Adquisición Dibujo. Bienal Premio Federal 2011.CFI. -Primer Premio Adquisición 4ta.Bienal de Pintura  Copime 2010. -Primer Premio Adquisición Pintura. Municipalidad de Tres de Febrero 2007. -Primer Premio Adquisición Dibujo.2° Salón Nacional Ciudad de Cipolletti 2006. -Gran Premio Adquisición” Presidencia de la Nación Argentina” en Dibujo. Salón Nacional de Artes Visuales.2005. Actuó como integrante del Jurado en numerosos Salones: Nacional, Municipales. Galerías de Arte, SAAP, y Entidades privadas. Poseen obras de su autoría: Salas Nacionales de Exposición, Museos, Municipalidades y colecciones privadas.


domingo, 23 de agosto de 2015

La orfandad del tiempo

Posted by Mercedes Mayol 15:59:00

Hace frío
Y el tiempo apoya su nariz en mi ventana
Su aliento
Dibuja nubes secas
En un húmedo cristal
Se cuela por las rendijas
Empaña los ojos de recuerdos
De ansiedades futuras
De silencios concurridos
De absurdas multitudes
De risas y llantos
Esperanzas y desencantos
Suspira…
Nos mira
Nos observa
Quizás, pienso
Desea sentir los colores de nuestra tonta ingenuidad
La visión inocente (o indiferente) de una hormiga
Frente al taco de un zapato y lo que cree inmensidad
Sabemos que el tiempo está siempre…presente
Lo miramos de soslayo como se mira a la muerte
Ignorándolo
Temiéndole
Abandonándolo a su suerte, destino o sino
El tiempo es un huérfano a la espera de una caricia

Somos el tiempo

©Mercedes Mayol
Copyright Buenos Aires
23 de agosto de 2015

Desde algún lugar dentro mío

sábado, 22 de agosto de 2015

La composición del mundo

Posted by Mercedes Mayol 19:33:00

El mundo está compuesto de soledades compartidas
Silencios plagados de murmullos y secretos
Ecos que se quiebran y crujen frente a las costas áridas de la indiferencia
Y aun así…
Persistimos
Subsistimos
Sobrevivimos 
A la deriva esperando llegar a puerto,  a un muelle
Cualquier muelle al que podamos llamar hogar.
La soledad está compuesta de mundos compartidos.

©Mercedes Mayol
Copyright 22-08-2015
En algún lugar del mundo donde atardece, que no es poco.
Fotografía: Diana O'Higgins

martes, 11 de agosto de 2015

Yo...supuesta ciudadana

Posted by Mercedes Mayol 7:45:00
El domingo hubo elecciones en Argentina. Y yo ciudadana, fui a votar. Entré al cuarto oscuro, y me quedé mirando las boletas apiladitas una junto a la otra de todos los candidatos, me quedé allí pensando, sintiendo una tristeza profunda al darme cuenta que estaba eligiendo no a las personas más honestas, ni a las más capaces, ni a las más honorables no, estaba eligiendo cuál de todos aquellos candidatos nos robarían menos, cual nos haría menos daño, cual sería menos violento, cual se encuentra más lejos del narcotráfico, cuales intereses pueden, aunque sea de rebote, tener un mínimo beneficio para el pueblo y mientras tanto la vida de los pueblos es drenada a veces más rápido, a veces más lento, por estos seres que no deberían existir pero existen y viven a costa de los sobrevivientes, se alimentan del miedo, del dinero ajeno, de las adicciones que ellos mismos siembran, ya no para que sean más dóciles, sino para que aterrorizados y no se levanten jamás. 
Escucho y leo que tal o cual medio de prensa o periodista fue comprado y me pregunto,¿ es una transacción justa que alguien te susurre tras la tela de la capucha que te pusieron mientras te llevan a pasear : Sabemos donde vivís, a que colegio van tus hijos, cual es la rutina de tu madre, tu esposa, tu hermana, tu amante y todos tus afectos?, afectos que hoy afectan tus decisiones porque ya no se trata del periodista y sus principios sino de aquellos que ama. Principios y honradez vs los que amas y su sacrificio a costa de sangre y sufrimiento. El cuarto poder se encuentra de rehén de los políticos corruptos, narcos y psicópatas asesinos con poder. Tras la muerte del periodista Rubén Espinosa y el fotógrafo Adrián Martínez López en México hay en la última década, 80 periodistas asesinados a sangre fría y 209 ataques registrados entre diciembre de 2009 hasta la fecha de hoy. Tras la ejecución en pleno programa de radio de Gleydson Carvalho, hay 38 periodistas asesinados en Brasil, a fines de mayo sin ir más lejos dos de periodistas brasileños fueron asesinados, uno de ellos decapitado por investigar sobre el narcotráfico y la prostitución infantil. Venezuela ocupa el quinto lugar en agresiones contra el periodismo. Y en Argentina me pregunto ¿Alguien se acuerda ya de Cabezas?
En el 2014 en el mundo, según un informe de Periodistas sin fronteras, 853 periodistas fueron detenidos, 1846 periodistas fueron amenazados o agredidos, 139 periodistas fueron exiliados, 178 encarcelados, 119 secuestrados, 66 periodistas, 19 periodistas ciudadanos y 11 colaboradores en medios de prensa asesinados. Como viene la mano este año las estadísticas superarán trágicamente todo pronóstico.
Mientras el gobierno cubano da la bienvenida a Mc Donadls y Starbucks a la isla, sólo el 13 % de la población tiene acceso a internet, todos los medios siguen siendo controlados por el estado y censurados a gusto y piaccere, la isla bonita volverá a ser el patio de juegos privados y depravados de Estados Unidos y los poderosos del mundo. Todo se compra, incluso la dignidad si tienes el dinero suficiente y tienes una fajo de billetes en vez de corazón.
Mientras tanto hay más presupuestos para armas, obras de infraestructura que se caen al primer viento fuerte, o se inundan ante la primer lluvia, que para educación y salud. Los políticos deberían estar obligados por ley a llevar a sus hijos a estudiar a las escuelas públicas y a usar el sistema de salud del estado, esperando a que los médicos tras 48 hs. de guardia, un sueldo de 6000 pesos y sin insumos, atiendan a los que aman, si es que son capaces de amar a alguien más que a ellos mismos claro está.
Somos rehenes, elegimos: Una bala en la frente, o un desangramiento lento y torturante que te dejará vivir, o más bien respirar en medio de sofocos y estertores, un poco más de tiempo.
El cuarto poder está sangrando, pero junto a él, se encuentra un quinto poder que no pueden dominar, un poder más fuerte, con más velocidad, alcance e imposible de controlar: nosotros, los ciudadanos, con las redes sociales cargadas y listas para disparar en las manos.
Como diría Galeano La pobreza no está escrita en los astros; el subdesarrollo no es el fruto de un oscuro designio de Dios: Hoy aún “elegimos” con el arma en la sien de nuestros hijos, pero cuidado, ya casi no queda nada para que se lleven porque hasta sin dignidad nos están dejado y sepan que cuando no nos quede más nada que perder, los que tendrán miedo serán Uds. porque quien nada tiene que perder se atreve a todo, y más tarde o más temprano, se cosecha lo que se siembra.
Mercedes Mayol
Ciudadana argentina

martes, 21 de julio de 2015

Exposiciones en Stereo con fines sociales como siempre. 
El día 30 de julio a las 19 hs. inauguramos la expo "Decimus" en la librería Crack Up y a las 20, justo enfrente la Expo "El caminante" de Horacio Guardado. En ambos eventos estaremos vendiendo las rifas para una sala de computación de Los Gurises. La rifa cuesta 20 $, menos que un paquete de puchos, casi lo mismo que un cartón de leche y con esos 20 $ harán felices y cambiarán el futuro de muchos peques. A ponerle onda y corazón












martes, 14 de julio de 2015

Transparencias

Posted by Mercedes Mayol 20:09:00

Hace tiempo que despierto con esta sensación de gota enhiesta que no termina de caer de algún grifo oxidado. Me pesa el cuerpo, me arrastro, pero no termino de estrellar el coraje que requiere irse al fin por el desagüe y unirse al resto de la humanidad que fluye sin saber, sin que les importe un carajo lo que sucede dentro del mundo. Levantarse, desayunar un mate a las apuradas, darle un beso de despedida a la vieja que ya no desean pero no sueltan, trabajar, comer, dormir y Tócala de nuevo Sam. 
Hoy no es un día diferente a otro, hoy es la pantalla de un cine porno en Lavalle, repitiendo la misma película una y otra vez, con los mismos espectadores que se masturban entre ellos para sentirse vivos. La definición de quién se es realmente depende y pende de los hilos que entretejen paradigmas y máscaras que nos imponen a enfrentar.  Lo que es arriba es debajo de mi cama. ¿Era así el axioma?.
Mis mañanas no son buenas ni malas, no son. Quizás porque despierto sin ese enredo de piernas, sin el peso y el calor de otro cuerpo, sin gemidos ni el aliento entrecortado, de un otro a quién amar, de otro en el cual vaciarme entera desde los bordes de la pasión  hasta el fondo de la condena. Tal vez porque, la salida del sol,  me recuerdan esta soledad que no refleja la nada, que no araña los espejos, ni espera para doler luego. Una soledad absurda, pero mía de la cual soy compañía. En algún lugar del camino, me bifurqué en laberinto, en mujer de insomnios, de sueños lúcidos, lúbricos y húmedos, insomnios tibios que me llevan a las puertas níveas de la inocencia o para ser más exactos, la inconsciencia perdida, porque para ser realistas, ¿que diferencia a un ser humano inocente de otro que no lo es?, ignorar o saber, esa es la frontera, si la cruzas estás en muerto y yo la crucé.
Cosa sorprendente encontrarse con uno mismo de improviso y sin aviso. Espanta la ignorancia de no reconocerse, la ceguera y  sinrazón de deambular por la propia existencia hasta chocar de frente con alguna verdad extraviada para implotar luego.
Estallar no es una opción cuando se adolece de estrellas.  Yo elegí, ser transparente, etérea, translúcida, teñir la existencia con el rojo furioso de la sangre que corre por mis venas, caliente y desesperada en un mundo donde habitan los fantasmas.
Decidir vivir, sobrevivir, sentir hasta el filo del abismo, un abismo construido de falencias, de sombras y vidrios quebrados que se funden entre mis piernas para transformarme en el cáliz del que beben los sedientos.
Yo elegí ser la fuente donde se derraman los sueños y desembocar en la vida.
Bene qui latuit, bene vixit.


©Mercedes Mayol
Copyright Buenos Aires
14 de julio de 2015

sábado, 20 de junio de 2015

Crepta

Posted by Mercedes Mayol 1:44:00

Observo la grieta
Donde anidan las  luciérnagas
Que crujen
Bajo el peso  exangüe
De la oscuridad,
Que devora mi oscuridad
La luz
Se desangra en la sombra
Se filtra
Por los bordes afilados de mi boca
Gotea
En el fondo del cáliz donde habito
Ardo
En el pabilo en el que soy
Y me recuerdo preguntando-me
Donde termina la grieta
Y donde comienzo yo

©Mercedes Mayol
Copyright Buenos Aires
20 de junio de 2015


domingo, 14 de junio de 2015

Yo, me conjuro

Posted by Mercedes Mayol 2:08:00

Yo…
Devoro mis lunas
Una a una…y no soy ninguna
Muerdo mis tobillos
Quiebro mis huesos
Los muelo
Los echo en mi caldero
Vierto mi sangre
Dulce y silente
Enciendo mi cuerpo
Muda desnudez
Que repta en mi lengua
Con ella…
Revuelvo el mundo
Con ella…
Me destierro al fuego
Que aúlla entre mis piernas
Mientras yo
Devoro mis lunas
Una a una

Y no soy ninguna

©Mercedes Mayol
Copyright Buenos Aires
14 de junio de 2015

jueves, 4 de junio de 2015

Alquimia

Posted by Mercedes Mayol 1:33:00

Aprendí a volar
De a ratos
Como aquella gaviota 
Que se embriagaba de sol
Aprendí a caer 

Como una piedra en el lago
Dejando mis secretos escritos en el agua
Mis alas son frágiles
Pesadas como sueños
Saben a sal
A mares que saben a orilla
A labios sedientos
Mis alas
Se abren entre mis piernas
Y por ellas
Se escurre el cielo

©Mercedes Mayol 
Copyright Buenos Aires 
04 de junio de 2015

miércoles, 27 de mayo de 2015

Las mil y una primera vez

Posted by Mercedes Mayol 23:52:00
Desde el asiento trasero del bus lo vi, rubio él, pelo ensortijado, los ojos azules y una sonrisa descaradamente seductora, tendría unos veinticinco o veintiséis años, yo tenía catorce, los senos pequeños, el pelo rebelde y la boca abierta como en la consulta del dentista, pero de admiración, de arrobamiento,  y él me vio y sonrió casi con ternura antes de bajarse y perderse en el gentío. En aquel tiempo yo estaba leyendo El pájaro espino. Fue la primera vez que me enamoré de lo prohibido, del sacerdote Ralph de Bricassart, y del muchacho mayor del bus. Amor a primera vista, le dicen y nunca doblemente mejor dicho.
Días después sentada en el tapial de mi casa, junto a Andrea, mi primera mejor amiga, lo vi llegar, resultó que el sujeto de mis húmedos sueños era novio de la vecina de enfrente, sentí por vez primera envidia, deseo de poseer lo ajeno sin importar las consecuencias. Entonces,  en un arrebato que pretendió ser desafío, le dije a Andrea:
—Yo con ese chico, voy a salir.
Y ella me miró y sonrió como él, casi con ternura, pero con esa mirada de “pobre loca…”.
Ya para ese momento yo me encontraba leyendo El amante de lady Chatterley, y comprendí el arrebato y el desenfreno que producen los deseos.
Pasaron los años, como pasaba él con mi vecina hasta que se casaron, mientras yo seguía insistiendo en que más tarde o más temprano saldría con él. Ese fue mi primer acto de testarudez. Yo tenía diecisiete, había comenzado a ir a bailar y a jugar al pool en la previa, en un bar de mala muerte en Puente Saavedra, del cual no recuerdo el nombre. Entonces lo vi, sentado en la barra, solo, tomando cerveza. Entonces, mis senos eran ya senos, turgentes y virginales y yo lo sabía, inconscientemente, de la misma manera que supe que mis piernas y mis ojos verdes eran un arma de tentación.
Me senté a su lado y de reojo vi su mano: el anillo de casamiento no estaba, y disfruté su mirada mientras estúpidamente pedía un whisky, en las rocas… estúpidamente porque nunca había tomado alcohol, pero en las películas, las mujeres seductoras pedían eso y parecía adecuado, fue entonces que él me habló:
—¿Solita? —preguntó.
No noté lo trillado de la frase, ni la torpe manera de modular, el corazón me latía demasiado rápido,  casi al mismo ritmo en que mis hormonas se agitaban. Haciéndome la indiferente, por primera vez actué, como si no fuese yo, sino Rita Hayworth en Put the blame on Mame, sólo me faltó darle la famosa cachetada, y casi con desprecio le espeté.
—Sí. O, ¿acaso me ves acompañada?
Él sonrió con esa sonrisa de propaganda de pasta dental y levantó la ceja izquierda divertido. Mi actuación duró exactamente tres segundos antes de disolverme en mi propio juego. Hablamos, yo babeando y el seguro de sí mismo, a pesar de su enorme nariz que no opacaba en absoluto mi deslumbramiento inicial. Supe que era asiduo a otro Pool de la zona, Delirio se llamaba y me despedí para ir a bailar, recobrando mi postura de Rita Hayworth hasta cruzar la puerta y enganchar mi taco con el escalón, no cayendo al suelo de milagro.
Al día siguiente aparecí por Delirio y allí estaba él con un grupo de amigos, todos más o menos de su edad, treinta y tantos. Entonces se puso de pie y me habló, como si protegiera a la inocente gacela de los tigres al acecho. Mis rodillas temblaron y ya no pude sostener el personaje. Él se convirtió en mi protector, mi novio, al menos por unos días, en los cuales sobraban esos besos de lengua y garganta profunda, de manos bajo la blusa y de desprendimiento de sostén y amasamiento. Sin embargo y a pesar de mis deseos de entregarle el mundo humedecido entre mis piernas, luego de una apasionada sesión en el río, abrumado por mi inocencia (o por mi temprana edad que podía significarle la cárcel), me dijo:
—No quiero lastimarte, sos demasiado inocente.
Y el corazón se me rompió y odié por primera vez ser inocente y deseé ser una puta sin compasión.
Acababa de terminar de leer Drácula.
Lloré y lloré por días y noches. Mi pobre madre lo llamó por teléfono en un acto de desesperación, pues yo no comía ni paraba de moquear. Me sentí humillada cuando cruzó la puerta, y más humillada cuando en un café me dijo que podríamos ser amigos y hablar cuando quisiera, siendo que lo que yo menos quería cuando estaba a su lado era hablar. Lo dejé solo en aquel bar y me fui a casa con mi deshonra, no la que yo pretendía, sino la que deja el orgullo por primera vez cuando es herido.
Me leí en una noche Romeo y Julieta, y conocí por primera vez el concepto de venganza.
Me recompuse. Me vestí  con la piel de Rita otra vez, sólo que ahora enserio llevaba pieles, prestadas por supuesto, pues no teníamos dinero para semejantes lujos, Greenpeace por entonces no existía ni protegía a las focas. Como una princesa rusa entré a Delirio, mis largas piernas asomaban por debajo de la corta minifalda, los tacos aguja se clavaban en el piso de linóleo casi con la misma fuerza que mi mirada se clavaba en él. Estaba con una mujer de su edad que le dijo rubicunda al notar la pérdida de interés repentina en ella:
—¿Qué mirás a esa pendeja puta?
Ahhh… no pude notar las palabras como insulto, sino como un triunfo cuando él le arrojó el vaso de cerveza encima y le contestó:
—No te metas con ella.
Reforcé la apuesta y pedí un wiskhy, sentándome en un butacón alto, que dejaba al descubierto subrepticiamente mis calzones rojos. Me acomodé astutamente bajo la luz, para que mis ojos se vieran más brillantes y verdes que nunca. Y funcionó. No pudo resistirse como yo no pude evitar sentir el sabor de la revancha llenarme la boca. Me pidió que saliéramos de nuevo y dije que sí. Aquella noche comencé a leer Lolita.
Cuando cumplí dieciocho le dije que quería ser suya (eso decían en las películas y los libros que devoraba, además estaba de moda), porque nunca pasábamos del húmedo manoseo y yo a esas alturas estaba desesperada. Entonces me dijo que prepararía algo especial, porque yo era especial. Esa fue la primera vez que me creí única en el universo.
Pasó por mí a las ocho en su buggy azul, azul como sus ojos y lo que yo creía ver en el río que en verdad era marrón. Me subí cual princesa en la carroza y nos perdimos en la noche. Llegamos poco después a un edificio en Puente Saavedra, subimos al ascensor apretados y enredados en medio de besos apasionados. Sacó unas llaves y abrió la puerta de uno de los departamentos: 2-A en medio de un taraaan…sorpresa.
Prendió la luz y allí estaba, en medio de un lugar despojado de todo, pues era un departamento que estaba en alquiler y le había prestado un amigo para la ocasión “especial”, había sólo un colchón especial en el suelo mugriento y una botella de sidra de marca desconocida y caliente, porque ni refrigerador había.
Me desvistió con cierta ternura y apremio, sentí mucha vergüenza de mi desnudez y algo de impresión al ver la suya, me recosté en el colchón, aún tenía el plástico protector que hacía un ruido muy poco romántico, como el condón que se puso en su miembro erecto. Abrí las piernas, no sin miedo y despacio se adentró en el mundo que yo tanto deseaba entregarle y que se rasgó en un segundo, arrancándome un pequeño grito mientras el foco de 40 watts colgaba y se balanceaba indecoroso, pendiendo de un cable de tela que asomaba del techo.
Ni lámpara había. Entonces hice por primera vez lo que toda mujer que se precie hacer en una situación como esa: Fingí el primer orgasmo. ¡Oh yesss!…Pero no se lo creyó.
Cuando llegué a casa, comencé a leer Orgullo y prejuicio.
No recuerdo si él me dejó o yo lo dejé. La memoria hace cosas raras cuando se pierde el encanto, luego de darse cuenta de la relatividad de la palabra “especial”.
Al poco tiempo conocí a D. no era bello, no del modo convencional al menos, morocho, alto y hasta medio intimidante de aspecto, pero tenía algo que me excitaba sobremanera, el aroma de su piel que me parecía salvaje a pesar de esa cierta inocencia que llevaba a cuestas.
Mi primera cita con él fue a la vuelta de su casa, sobre un tapial me besó y ahí comenzamos a salir. Con él conocí por primera vez el significado de la lujuria y la rebeldía. Era tocarlo y desearlo con desesperación. Cuando el momento llegó, no tuve el valor de decirle que no era virgen, era importante serlo por aquel entonces, si no eras virgen, eras una puta, así de simple. Así que fingí. Esta vez no un orgasmo, sino un dolor que no sentía con Rock the cashba sonando a todo volumen, y le entregué mi mundo rasgado diciéndole que esa era “mi primera vez”.
Nunca lo supo, siempre pensó que era el primero. ¿Para qué?, me pregunté más de una vez y ante la falta de respuesta continué y hasta casi me creí yo misma que aquella había sido mi primera vez. Podría decir que lo siento, pero sería mentir. Viví muchas cosas a su lado, inmersa en la experimentación de la lujuria. Tenía un poder sobre su sexo que me embriagaba, y hacíamos el amor en cualquier lado, cuanto más expuesto mejor. Fue una etapa de sensaciones y experiencias extremas que duró poco más de dos años, entre pogos, recitales en la capilla, punk, Sex Pistols, borracheras tras el Teatro Colón, escenas de celos y Sumo tocando en El túnel. Memorable fue, hasta que el cansancio superó el supuesto amor que yo sentía por él y su inocencia perdida entre mis piernas. Tampoco ayudó su adicción al porro que yo nunca supe comprender, pues yo quería ser su única droga y él tampoco supo comprender.
Cuando lo dejé, luego de una escena que rayó en la violencia, llegué a casa y comencé a leerEl segundo sexo y emprendí la tarea de buscar quién era yo, tenía diecinueve años y toda una vida por recorrer por primera vez.
Mercedes Mayol
Texto para Jus Revista Digital

lunes, 6 de abril de 2015

Si ocaso...

Posted by Mercedes Mayol 18:46:00



A veces lo siento
Soy un ocaso si acaso…
Un suspiro que se funde en el viento
Una de entre miles
Miles de voces en los labios de un loco
Que regurgita las preguntas de un cuerdo
Que nadie se atreve a responder
- Claro!
Como el Claro de luna de Debussy 
Y escucho 
Esa melodía…
Lejos 
Mi voz perdida y en calma
Y despierta 
Cierro los ojos
E inhalo el aliento 
De la humanidad completa
Que se agolpa en mis pulmones
Pujando por salir
Retengo
La risa de los niños
Los murmullos ahogados
Un segundo
No más 
Abro los ojos
Exhalo sus lenguas
Sus manos entrelazadas
Sobre mi vientre blanco y profético
En este instante
Solo soy
Una de esos miles 
Que habitan
El fondo de una taza
Si acaso 
U ocaso
De un dibujo inconcluso
Que lee algún otro
En la borra del café
Si, 
A veces sospecho…
Que existe una vida
Más allá de mis ojos. 

©Mercedes Mayol
Copyright Buenos Aires

En una tarde de otoño, en la que la vida transcurre sin preguntarme el porqué.

sábado, 7 de marzo de 2015

Extranjera

Posted by Mercedes Mayol 21:51:00

Son esas noches
En las cuales me observo más allá de vos
Sintiendo-me
Como una extranjera en mi propio cuerpo
Empañando con mi lengua
La vidriera de tu boca
Esa vidriera
En la cual expongo
Sin pudor
Con piedad
Mi piel extendida
Sobre un altar de miedos
Sostengo
Retengo
Me exhalo
Sí, hoy es una de esas noches…
En las cuales me observo más allá de vos

©Mercedes Mayol
Copyright Buenos Aires
07 de marzo de 2015
Extranjera







jueves, 19 de febrero de 2015

Esquirlas

Posted by Mercedes Mayol 20:57:00

Esquirlas,
El pasado está lleno de esquirlas
Corderos inocentes
Con piel de lobo
Traicioneras
Que acechan el presente
Judas 
Llorando en una esquina
Gritando
Gimiendo
Arañando las grietas
Rasgando mentiras
Esas
Con las que intentamos cubrir inútilmente
Las verdades que deseamos enterrar (En nosotros mismos)
Para no sentir frío
Para aguantar el sin sentido
Sí,
El pasado está lleno de esquirlas
Y a veces
Llegan al corazón
La batalla con uno mismo
Nunca termina…

©Mercedes Mayol
Copyright Buenos Aires

19 de febrero de 2015 

sábado, 14 de febrero de 2015

La caja

Posted by Mercedes Mayol 23:16:00

Mi cuerpo es la caja
La cárcel que me habita en el infierno
El lobo que persigue la esperanza
En cada mirada cargada de vacíos
Mi cuerpo es la clave
El mapa dibujado en el caldero
La vida, la simiente y su muerte
Tablero y ensayo de mis luchas
Campo de batalla
Cementerio mis víctimas
En él  me pierdo
Alfa y olvido
En él me encuentro
 Aleph asesino
Mi cuerpo es la caja
Piel del absurdo
Metáfora infinita
De todo lo que soy.

©Mercedes Mayol
Copyright Buenos Aires
14 de febrero de 2015
Para Fran Bettoli, la tía no se olvidó.


miércoles, 11 de febrero de 2015

Leyendo El corazón de Prometeo // Editorial JUS

Posted by Mercedes Mayol 22:31:00

lunes, 2 de febrero de 2015

Paciente-mente

Posted by Mercedes Mayol 22:59:00

Esos momentos,
Donde sé que hay algo dentro,
Que debo dejar morir
Necesaria-mente.
Dejar espacio a otro algo, que desconozco
Completa y absurda-mente
Sin embargo sé… sabemos
Con absoluta certeza,
Que hace tiempo, estamos aquí,
Esperando
Paciente-mente
A que se abra por fin la puerta
Para dejarme salir.  

Eram quod es, eris quod sum

©Mercedes Mayol

Copyright Buenos Aires

02 de febrero de 2015

martes, 27 de enero de 2015

Pérdidas irreparables

Posted by Mercedes Mayol 20:28:00

Me pregunto adonde fue a parar el amor. ¿Alguien lo ha visto?
¿Desde cuándo volteamos, follamos, tranzamos, chingamos, bajamos y que sé yo cuanto adjetivo más?
¿Qué pasó con esos mágicos rituales que implicaban la cena, el café, la charla, el conocerse, observarse, desearse y luego ese preludio insoportable y delicioso que llevaba a un beso, para llegar luego si, a ese instante memorable de hacer el amor con otro ser humano al cual nos entregábamos no por necesidad física, fisiológica o escatológica, sino del alma. Donde quedó ese esperar juntos el amanecer o escuchar la lluvia que acompasaba los besos, la dulzura y las caricias en las sábanas?
¿Qué pasó con la complicidad, el compañerismo, el compromiso, las risas compartidas y hasta el llanto?
Creo que efectivamente me equivoqué de tiempo, de momento…de planeta, esta no es mi estrella, no.
El amor no era aquí.

©Mercedes Mayol
Copyright Buenos Aires
27 de enero de 2015


  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Youtube